jueves, 10 de septiembre de 2015

ZINKIA REMONTA EL CONCURSO

 pocoyo.jpg
Nuestra participada Zinkia (POCOYO) remonta el concurso de acreedores, según  comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
El juzgado mercantil nº 8 de Madrid acuerda el cese de la administración concursal con carácter automático e inmediato desde el pasado 24 de julio, fecha de la sentencia, así como la terminación de los efectos legales sobre la intervención de las facultades de administración y disposición patrimonial desde ese mismo día.

La productora de Pocoyó garantizaba en el último convenio presentado el pago íntegro de la deuda, más de 13 millones de euros, a todos sus acreedores, tras presentar un superávit patrimonial de 68,52 millones de euros, lo que supone 6,2 veces el valor en Bolsa actual.


En concreto, la firma cuenta con activos por 82,17 millones de euros para atender a un pasivo de 13,64 millones de euros, según los datos del informe definitivo de la administración concursal a los que tuvo acceso Europa Press.

Así, la productora contaría con activos para pagar hasta seis veces la deuda de más de 13 millones de euros con que la compañía se declaró en concurso de acreedores en febrero de 2014.
Con el objetivo de emerger de la antigua suspensión de pagos y garantizar su viabilidad futura, Zinkia ha planteado una propuesta de convenio de acreedores en la que planea pagar el importe íntegro de su deuda, sin quita alguna, en un plazo máximo de veinte años.

En concurso desde febrero de 2014


La productora de Pocoyó presentó en febrero de 2014 la solicitud de concurso voluntario de acreedores tras no lograr alcanzar un acuerdo con todos sus acreedores para refinanciar su deuda.
Zinkia ha vivido este proceso, desde que declaró el preconcurso a finales del pasado mes de octubre, inmerso en la 'guerra' entre sus dos máximos accionistas, el presidente y socio fundador de Zinkia, José María Castillejo, y el empresario mexicano Miguel Valladares.
Castillejo, socio fundador de la productora de Pocoyó, controla a través de la sociedad Jomaca 98 el 64,7% del capital social de la compañía.
Por su parte, Valladares, con una participación del 11,2%, es también titular de un crédito que adquirió a Bankia que tenía, entre otras garantías, el 33% de la participación de Castillejo en Zinkia, con lo que podría alcanzar más del 40% de la compañía.