martes, 20 de noviembre de 2012

VIVIENDA EN ESPAÑA: VUELTA A LA ESPECULACIÓN

Promoción de viviendas de obra nueva en el PAU de Vallecas. | Gonzalo Arroyo
La propuesta del Gobierno del PP de conceder residencia a los extranjeros que compren una vivienda por importe superior a 160.000 euros, supone volver al modelo de especulación inmobiliaria que tan catastróficos resultados ha tenido. Lejos de dar a la vivienda la dignidad y el uso habitacional que debe tener, se apuesta de nuevo por un modelo especulativo. Nuestra clase política una vez más, se distancia de la ciudadanía y opta por vender con precios inflados a ciudadanos extranjeros, los pisos de los que previamente ha deshauciado a cerca de 500.000 españoles.
Creemos que es un plan abocado al fracaso y que plantea múltiples interrogantes. ¿Cuántos permisos de residencia y con qué criterios se darán por piso? ¿Se venderán en efectivo, o se generará una nueva burbuja de crédito?; ahora con compradores extranjeros, que posiblemente no respondan de la hipoteca con más bienes que el propio piso. Nos podríamos encontrar con la extraña paradoja de dos tipos de hipotecados en nuestro pais: el español "pringado" hasta la muerte, que responde con todos sus bienes presentes y futuros de la deuda hipotecaria y el extranjero, que puede hacer uso de la dación en pago, porque dudamos que puedan embargarle bienes en su pais de origen.