miércoles, 30 de mayo de 2012

BANKIA VALE MENOS DE UN EURO... LO DECÍAMOS HACE UN AÑO


Ya lo decíamos hace un año. Nos tacharon de "locos" y otras "lindezas". Como en otras muchas ocasiones, el tiempo nos vuelve a dar la razón. Lo lamentable es que desde hace un año las cosas se han hecho, no mal, si no peor... Como dice uno de nuestros colaboradores, Bankia hoy es una "entelekia".




martes, 15 de mayo de 2012

USA: LA BURBUJA DE CRÉDITO ESTUDIANTIL


El 1 de julio de este año, expira el acuerdo político firmado en el 2005 que limita al 3,4% el tipo de interés que pagan los estudiantes que financian sus estudios con créditos avalados por el gobierno federal (entre un 80% - 90% de los estudiantes , piden crédito para ir a la universidad). Si no se llega a un pacto en el Congreso, ese interés subirá al 6,8%, el doble, y es lo que empezarán a pagar los 7,4 millones de estudiantes que buscarán financiación a través de esos créditos. Y en el congreso no hay acuerdo. Los republicanos quieren sacar los 4.500 millones de euros que costaría mantener los tipos como están de un fondo para salud preventiva creado por la reforma sanitaria del presidente Barack Obama. Los demócratas, mientras, proponen eliminar ventajas fiscales en las aportaciones para la seguridad social y los planes de sanidad de propietarios de altos ingresos de empresas privadas, o suprimir subsidios para compañías petroleras y de gas natural. Tanto el presidente como el que será su rival republicano en noviembre, Mitt Romney, se han mostrado favorables a mantener los tipos bajos. Obama ha dedicado tres discursos esta semana al tema de la deuda estudiantil, recordando que él y la primera dama, Michelle Obama, acabaron de pagar los préstamos con los que fueron a Harvard, Columbia y Princeton hace solo ocho años. Muchos ven electoralismo en las declaraciones de los candidatos, pues sabido es que el voto joven puede ser determinante en las urnas (Obama lleva una ventaja de 17 puntos sobre Romney en las encuestas entre los votantes de entre 18 y 29 años). La calle reclama algo más que la congelación de los tipos de interés de esta deuda, manteniendo que lo mejor sería la condonación de la deuda y una educación pública económicamente accesible. Reconociendo lo utópico de la propuesta, en un país como EE UU, se plantea por parte de una mayoría, que al menos se dieran pasos, como el de permitir que la gente con deuda estudiantil pueda declararse en bancarrota. La ley estadounidense no admite desde el 2005 esa medida de protección (que sí está garantizada para cualquier ciudadano que no puede afrontar otros tipos de deuda). El impago es una realidad y una amenaza creciente, especialmente cuando cerca de dos millones de licenciados universitarios están en el paro y millones más tienen infraempleos. El 27% de los graduados tienen créditos morosos (retrasados al menos un mes en los pagos) y cinco millones de personas han entrado en impago. Con las cargas de la deuda estudiantil en el historial crediticio, lograr una hipoteca se convierte en un salto a menudo imposible. La dimensión del problema no se le escapa a nadie, y aunque el banco de la Reserva Federal de Nueva York reduce a 656.000 millones de euros la deuda estudiantil, la institución reconoce que el 15% de los estadounidenses deben esos préstamos y que dos terceras partes de esa deuda está en manos de menores de 30 años. El coste medio anual de pagar universidad y alojamiento en EEUU es de algo más de 22.000 euros en un campus público y de algo más de 29.000 en uno privado.