miércoles, 27 de enero de 2010

GONZÁLEZ (BBVA) CASTIGADO POR DECIR LA VERDAD

BBVA ha sido duramente castigado hoy en bolsa (descenso cercano al 7%) después de las palabras de su presidente Francisco González. Después de casi dos años de negar la evidencia, de ocultar los problemas debajo de la alfombra, un miembro de la banca española se atreve a llamar a las cosas por su nombre: ha decidido sacrificar por completo el beneficio del cuarto trimestre para empezar a provisionar el crédito promotor.

"Hay 325.000 millones de euros de crédito promotor en España y no los puede pagar el contribuyente, lo tienen que solucionar los culpables, que son los promotores, los bancos y las cajas. Y cuanto antes nos pongamos a ello, mejor", ha declarado hoy González en la presentación de los resultados anuales del banco.

Para pasar de la teoría a la práctica, el banco ha decidido considerar "morosos subjetivos" -todavía no han incurrido en impago pero probablemente lo harán- créditos por valor de 2.500 millones, de los que 1.800 corresponden a España, concretramente a 64 grupos inmobiliarios.

Y en vez de 'comerse' los ladrillos para evitar las pérdidas, como han hecho todas las entidades hasta ahora, ha empezado a provisionar esos créditos, de ahí que haya dotado unos saneamientos de 805 millones de euros.

FG ha reconocido también lo que era una evidencia desde hace mucho tiempo para analistas y economistas: "Provisionar lo que tenga cada uno es la única forma de que se acerquen los precios de oferta y de demanda de los inmuebles, porque en España hay demanda de vivienda, aunque no a los precios actuales". Es decir, que la banca tiene que asumir pérdidas para que el precio de los pisos pueda empezar a bajar de verdad.

Y ha ido más allá: ha valorado los inmuebles que sirven de garantía a los préstamos promotores dudosos (la morosidad de estos créditos alcanza el 17% en BBVA) con un descuento del 65% respecto al valor original de los mismos. Dicho de otra forma, "el valor de las garantías tiene que caer un 65% para empatar", de ahí que FG considere que "la probabilidad de que BBVA pierda con el crédito promotor es nula".

Desde estas páginas venimos sosteniendo "contracorriente" esta tesis, en contra de analistas, medios, profesionales del sector y la banca (cifrábamos en el 60% la sobrevaloración de algunos de estos activos inmobiliarios), pero FG ha ido más lejos y ha aplicado ese descuento del 65% a todos los activos inmobiliarios. Este descuento es la diferencia entre el valor contable de las garantías de estos préstamos (6.059 millones) y el valor esperado de estos inmuebles, que se ha reducido a 2.101 millones.