martes, 6 de octubre de 2009

INCURSIÓN DE EMPRESAS LUSAS EN ESPAÑOLAS

Las compañías lusas están aprovechando una España especialmente golpeada por la crisis económica para adquirir grupos empresariales en distintos sectores. En las últimas semanas, sectores como aparcamientos, agroalimentario o envases de PET han pasado a fromar parte de compañías lusas.

Las empresas portugueses parecen dispuestos a seguir la estrategia de algunas compañías españolas, como Telefónica y Ferrovial, que entre 2005 y 2007 adquirieron empresas en el Reino Unido.

El líder portugués de los aparcamientos, Emparque, ha liderado la operación más sonada en España, al pagar 451 millones de euros por la filial de párkings de la española Cintra. Acompañada por un consorcio liderado por Ahorro Corporación y grupos financieros portugueses, como Espírito Santo.

Por su parte, BA Vidro, una pequeña compañía dedicada a fabricar envases de vidrio, va camino de convertirse en el primer accionista de La Seda de Barcelona, una de las mayores compañías catalanas, fabricante de envases PET.

El grupo español Prisa, acuciado por la deuda, ha cedido un 35% de Media Capital a la lusa Ongoing, el grupo empresarial de la familia Rocha Dos Santos, accionistas de Portugal Telecom, que comparte con Telefónica la propiedad de la operadora brasileña Vivo.

En alimentación Sovena, interproveedor portugués de Mercadona y fabricante del aceite de oliva Hacendado, está negociando la compra de 5.200 hectáreas de olivar del grupo SOS. Mientras que Naturgas, propiedad de la mayor eléctrica portuguesa EDP, se hizo, previo pago de 330 millones, con los puntos de distribución de gas en Cantabria y Murcia de Gas Natural, dentro de su plan de desinversiones al que está obligado por la compra de Unión Fenosa.

Por parte de empresas españolas tambien hubo importantes adquisiciones en el "pais do fado" a lo largo de los dos últimos años. Abertis participa en la concesionaria de autopistas Brisa y la papelera española Europac controla Gescartao y MRA. En finanzas, Sabadell y La Caixa tienen participaciones cruzadas con bancos lusos.