lunes, 6 de abril de 2009

VINOS: PRECIO Y VALOR

La pasada semana los más importantes catadores, críticos y comerciantes se reunieron en Burdeos para catar la cosecha de 2008 de los mejores vinos del mundo.

Desde principios de los años 70 acostumbran a reunirse todas las primaveras para las catas, pero nunca lo habian hecho en medio de una recesión tan intensa. Las catas de esta semana fueron por tanto en un ambiente muy sobrio.
El dinero barato para todo el mundo y los abultados salarios de algunos directivos ademas de crear una burbuja inmobiliaria y en las bolsas, también provocaron una burbuja en los caldos.
Esta se ha visto agravada por los futuros del vino, un sistema que funciona para beneficio de los productores proporcionándoles dinero efectivo por su producción cuando está todavía en el barril.
Inversores y consumidores se apuntaron a la compra de vino a precios que tienen el potencial de elevarse considerablemente. La cosecha excepcional de 2005 disparo los precios.
Las cosechas de Burdeos de 2006 y 2007 fueron mediocres, pero los precios no cayeron se mantuvieron gracias a las inversiones de estos nuevos ricos, grandes derrochadores.
Estos especuladores que hicieron subir los precios han desaparecido o han pasado de ser compradores a ser vendedores, ya que intentan conseguir efectivo para cubrir sus inversiones.
Los precios para los mejores vinos del mundo se elevaron a la par con la burbuja financiera e inmobiliaria. El índice Liv-ex, London International Vintners Exchange, que monitoriza la cotización de 100 vinos de calidad, la mayor parte tintos de Burdeos, casi se triplicó en dólares entre febrero de 2005 y agosto de 2008. El índice ha perdido en torno al 43% de su valor desde entonces.
Un ejemplo es el Château Lafitte Rothschild, que se disparó desde los 955 dólares, por una caja de 12 botellas en los futuros de 2002 a 4.000 en 2005, la mejor cosecha de los últimos tiempos.
En los vinos al igual que en otros activos precio y valor parece que se han divorciado...