miércoles, 11 de febrero de 2009

PREFERENTES: VAYA TIMO!!!

Los bancos españoles se han apuntado a la carrera de colocar participaciones preferentes entre sus clientes de toda la vida. Productos híbridos ligados al beneficio y que sólo pueden ser amortizados si la entidad lo considera oportuno, es decir, perpetuos. Por ambas razones, el mercado secundario de preferentes está resquebrajado, con los precios por los suelos ante la desconfianza del gran inversor hacia estos activos. Antiguas preferentes de BBVA, Sabadell o Popular cotizan con pérdidas que superan en alguno de casos más del 70%.

En España, BBVA colocó en diciembre entre sus clientes 1.000 millones de euros en participaciones preferentes. Banco Sabadell hizo lo propio este mes y a través de sus sucursales vendió 500 millones. Banco Popular planea emitir otros 400 millones, mientras que Santander, el primer banco español, pretende compensar a los clientes afectados por el fraude Madoff con 1.380 millones en preferentes. Total, 3.280 millones en poco más de un mes.

Una de las principales características de las preferentes es que el cupón está ligado a los beneficios, y en la actual situación con la subida en vertical de la morosidad, consideramos que los beneficios en las cuentas de 2009 serán negativos.

En resumen, las preferentes, un híbrido entre las acciones y la deuda que:
- computa para el banco como recursos propios,
- no conlleva derechos políticos (el banco te "quita la pasta" y no te deja "ni hablar"
- concede un cupón fijo ligado a la obtención de beneficios (el banco ya se encargará de "maquillar" o "maquinar" las cuentas)
- la duración es perpetua, aunque el banco emisor se reserva el derecho a recomprarlas a partir de un número de años.
- los clientes de un banco que tengan preferentes son los últimos en cobrar en caso de quiebra de la entidad.
- eso sí, el inversor dispone de la posibilidad de hacer líquidas las preferentes en el mercado secundario con los precios por los suelos

Como muestra "un botón":

Sabadell realizó en 2006 una emisión de preferentes de 500 millones, a la par y un cupón fijo hasta 2016, fecha de la primera posible amortización, del 5,234%. Hasta finales de agosto del año pasado, el precio, inverso a la rentabilidad, descendió a 70 céntimos por cada euro. Por lo tanto, si un inversor fue a la venta inicial y necesita ahora liquidez, perderá de un plumazo el 73% de su inversión menos los intereses percibidos.

BBVA, otro de los bancos que en las últimas semanas se ha lanzado a la colocación de preferentes, vendió hace cuatro años 550 millones de euros de este instrumento financiero al 3,798%. Los activos salieron a la par (100) y ahora cotizan en 41,9 céntimos por cada euro. O sea, un 58,01% de pérdida.

Popular, tercer banco español, tampoco es una excepción al desplome de precios de las antiguas preferentes. La entidad que preside Ángel Ron colocó 300 millones en 2007 de estos instrumentos financieros al 4,9% anual. En este momento, el precio es de 25,6 céntimos por cada euro, por lo que en menos de dos años se han depreciado en un 75%.

Y LO MÁS GRAVE: ANTE LA IMPOSIBILIDAD DE VENDER ESTE PRODUCTO A LOS CLIENTES INSTITUCIONALES O BIEN INFORMADOS, "ENGAÑAN" AL CLIENTE DE TODA VIDA, PEQUEÑO AHORRADOR VENDIÉNDOSELO COMO SEGURO, DE RENTA FIJA....
VAYA TIMO!!!