viernes, 5 de diciembre de 2008

IPC Y REVISIÓN SALARIAL

La gran rebaja que experimenta el IPC en este último mes del año con el considerable descenso del euribor, y los precios del petróleo y alimentos no es nada de desear, ya que es ahora cuando se toma el IPC como referencia para la negociación colectiva que establece la subida salarial del año siguiente.

Después de soportar un año de aumentos récord en la inflación, llegando en julio al 5,3%, este desplome justo cuando llega el momento de compensar su impacto para recuperar el poder adquisitivo de los asalariados no es una buena noticia.

Otro factor negativo para los asalariados son las cláusulas de revisión salarial que administraciones y grandes empresas abonan a sus empleados cuando concluye el año. Se aplican cuando la inflación real supera la prevista a principio de año para evitar precisamente esa pérdida de poder adquisitivo. En este año 2008 se verán fuertemente reducidas, lo que perjudicará de nuevo a los trabajadores, que soportaron a lo largo de gran parte del año una inflación real en precios que casi triplica a la que posiblemente se establezca al finalizar diciembre.