martes, 14 de octubre de 2008

INTERCAMBIO DE CROMOS

Santander, primer banco español por activos, ha aprovechado el derrumbe del sistema financiero para aumentar su presencia en aquellos mercados que considera estratégicos. La entidad que preside Emilio Botín ha invertido unos 5.000 millones de euros para hacerse más fuerte en EE UU, Reino Unido y en el negocio de consumo. Desaprovechó la oportunidad del banco italiano ANTONVENETA a cambio de liquidez y fuertes plusvalías.

La actividad compradora de Santander ha sido frenética desde la toma de ABN Amro, la mayor adquisición de un banco en la historia y que mandó a la UVI a sus dos socios en la operación, Fortis y Royal Bank of Scotland (RBS). En las próximas semanas, el mayor banco español completará la integración de Banco Real para competir con los más grandes en Brasil. La adquisición, efectuada en un momento de euforia bursátil, supuso un desembolso de de 10.900 millones de euros, con lo que tarde se verán las plusvalías.

La operación supuso el desmembramiento de una gran entidad, y al final, las particiones de los bancos y su entrega a las entidades más fuertes han venido forzadas por la falta de solvencia del sistema financiero frenta a la crisis, el cierre de los mercados de financiación y la brusca desaceleración económica. Todo ello traducido en una acuciante falta de confianza. De lo que Santander también ha sacado partida.

Ayer, el banco cántabro confirmó una operación que se rumoreaba desde hacía algún tiempo. Santander comprará el 100% del atribulado Sovereign Bancorp (antes poseía el 24%) por 1.400 millones de euros, lo que equivale a un precio por acción de 3,81 dólares. La operación se realizará en el primer trimestre de 2009 con intercambio de cromos, al igual que en la anterior adquisición, por lo que Santander ampliará capital en un 2%. Conviene tener mucho "ojo " con estas operaciones y no dejarse "deslumbrar".