martes, 30 de septiembre de 2008

NUEVOS RESCATES

Si ayer eran Holanda, Bélgica y Luxemburgo las que con 12.500 millones de euros acudían al rescate de Fortis hoy Bélgica, Francia y Luxemburgo inyectarán 6.400 millones de euros en el banco Dexia dentro de una ampliación de capital para restaurar la confianza en la entidad, anunció el primer ministro belga, Yves Leterme.

Negociadores de los tres países y de los accionistas institucionales del banco cerraron esta mañana un acuerdo sobre los detalles del plan de rescate de la entidad tras una reunión que se prolongó durante toda la noche.

Bélgica invertirá 3.000 millones de euros, Francia otros 3.000 y Luxemburgo 376 millones, según los términos detallados por Leterme en una conferencia de prensa. La aportación belga se divide a partes iguales entre el Gobierno central, las tres regiones del país y los accionistas institucionales de la entidad (1.000 millones de euros cada parte).

Las regiones se repartirán su contribución en función de su riqueza (Flandes, 500 millones; Valonia, 350 y Bruselas, 150 millones). Esta participación regional se consideró necesaria porque Dexia es un banco especializado en la financiación a las entidades locales.

Los accionistas institucionales son el grupo inversor Arcofin, el banco asegurador Ethias, y Holding Communal, otra institución especializada en el crédito a entidades locales.

La aportación francesa se hará a través de la Caisse de Depots et Consignations (CDC), el organismo estatal francés que reúne participaciones empresariales y que tiene poco más del 10% del capital de Dexia.

Como comparación, la intervención de Bélgica, Holanda y Luxemburgo en el banco-asegurador Fortis supondrá la inyección de 11.200 millones de euros a cambio del 49% del capital.

El primer ministro Leterme ya había avanzado el lunes por la tarde que la situación de Dexia era "diferente" a la de Fortis, pero garantizó que, en caso de problemas, el Gobierno asumiría "su responsabilidad".