sábado, 20 de septiembre de 2008

EL ARTE DE VENDER LO QUE NO SE TIENE

Siempre nos posicionamos en contra de los fondos y especialmente de los hedge fund, "Fórmula 1" de la inversión según algunos. Con la crisis financiera de las pasadas semanas hemos visto como las quiebras y descapitalizaciones de los mayores emisores de estos fondos dejan en la ruina a miles de pequeños ahorradores, merman planes de pensiones hasta reducirlos a la mínima expresión y trasladan esta crisis a las entidades europeas y de medio mundo. Los daños aún están todavía sin una exacta cuantificación y sin trasladar aún a los balances de los bancos afectados. La lluvia de demandas que se esperan contra las entidades intermediarias hacen que el problema perdure en el tiempo, con lo que eso supone de coste, recursos y pérdida de imagen y confianza.
El remedio, en forma de "cataplasma", ha llegado tarde cuando ya el mal se ha cobrado sus víctimas. La prohibición de los organismos reguladores a 700 entidades de ventas al descubierto, el pasado viernes, nos trajo a la memoria un post aparecido a comienzos del presente año en el que los colegas de Riesgos de inversión a modo premonitorio nos adelantaban esta "catástrofe"