lunes, 23 de junio de 2008

TRIODOS BANK FOMENTA INVERSION EN FOTOVOLTAICAS


Energía solar fotovoltaica para todos los bolsillos .
El principal objetivo del encuentro ‘Fomentando la participación ciudadana en proyectos de Energía Solar Fotovoltaica’, era involucrar a pequeños y medianos inversores y fomentar la difusión de la energía solar fotovoltaica descentralizada, a través de la promoción de plantas de propiedad compartidas conectadas a la red.

Angela Saase, de Hespul Francia, señaló que el gran reto de su país es la instalación de más plantas fotovoltaicas de propiedad compartida: “la energía solar fotovoltaica tiene un largo camino por recorrer ya que los precios de instalación aún son muy altos”. Aún así, Saase destacó el apoyo del Gobierno francés que ya ha puesto en marcha un proyecto por el cual todos los nuevos edificios tendrán instalaciones fotovoltaicas a partir de 2020.

España cuenta con un buen número de estas plantas que en nuestro país comparten gastos, pero reparten beneficios individualmente. A la hora de ilustrar ejemplos de buenas prácticas (como la de la foto, donde todos los vecinos del pueblo palentino de La Serna participan del parque solar), Vicente Maqueda, de la empresa Generaciones Eléctricas Alternativas (GEA), se refirió a la promoción de sus huertas solares, inversiones en las cuales se involucra un grupo de ciudadanos que forman una sociedad en régimen de multipropiedad para explotar los beneficios de la energía solar. Como contrapunto, el representante alemán, Georg Hille, director de Ecovisión, señaló que en su país los inversores de multipropiedad sí reparten beneficios.

Mikel García-Prieto, director de Banca Corporativa de Triodos Bank subrayó que esta entidad “ve una oportunidad excelente en este tipo de inversiones ya que un proyecto solar bien estructurado es fácilmente financiable”. Además de destacar que es una inversión sostenible recalcó que, “es una alternativa rentable que transforma la sociedad”.

Uno de los asuntos en los que hubo más coincidencia es el de la necesidad de agilizar los trámites burocráticos que, en la mayoría de las ocasiones, ralentizan la construcción de estas instalaciones en una media de dos años desde que se inicia el proyecto hasta su conclusión final.

Fuente: energias-renovables.com