miércoles, 7 de mayo de 2008

MUTUA MADRILEÑA: UN CONSEJO RESPONSABLE

En diciembre de 2007 todos los miembros del consejo, a excepción del que fuera su anterior presidente Ramírez-Pomatta, renunciaron a los derechos que eventualmente pudieran corresponderles en el futuro de acuerdo con el plan de pensiones contemplado en los Estatutos.

El ex presidente de Mutua Madrileña, José María Ramírez-Pomatta impugnó ante un tribunal mercantil su destitución, que fue adoptada por unanimidad del consejo de Mutua por la prolongada baja por enfermedad y la previsible duración de su convalecencia. Ramírez-Pomatta también reclamó a la aseguradora el cobro de 19,5 millones de euros por el plan de pensiones, petición que el consejo de administración de Mutua Madrileña decidió no atender también por unanimidad.

El consejo consideró que la reclamación del pago vinculado al Plan de Previsión Social era "injustificada y desproporcionada".

Precisamente, "como gesto de coherencia con los mutualistas, ante la previsible ralentización económica", Mutua someterá a la aprobación de los mutualistas el viernes 30 de Mayo en su Junta Anual la modificación de estatutos para que los consejeros no disfruten de pensión o beneficio de Previsión Social de ningún tipo.